Saltar al contenido

A Través de la Venida del Señor Ahnsahnghong

    A-través-de-la-Venida-del-Señor-Ahnsahnghong

    Hace dos mil años Jesús nació en esta tierra para salvar a los seres humanos. Cuando tenía treinta años de edad se bautizó y predicó el evangelio del Nuevo Pacto durante tres años y medio. Y luego ascendió al cielo después de cumplir su misión y nos dejó una profecía de que vendría por segunda vez a esta tierra(Hch. 1:6-11). Conforme a lo profetizado el Señor Ahnsahnghong vino a esta tierra como Cristo en su segunda venida. A través de la venida del Señor Ahnsahnghong podemos guardar la Pascua del Nuevo Pacto en Sion para entrar en el reino de los cielos.

    El mundo estaba en tinieblas por perder la verdad

    Después de que Jesús ascendió al cielo las verdades de la Iglesia primitiva comenzaron a cambiarse; el Día de Reposo en el año 321 d. C. y la Pascua en el año 325 d. C. desaparecieron, y la Navidad y la veneración de la cruz que no son la enseñanza de la Biblia se introdujeron a las iglesias. Como la verdad que era la luz desapareció, llegó la época de la oscuridad. Cuando el mundo estaba en tinieblas, donde no había nadie quien pudiera distinguir la verdad de la falsedad, Dios mismo vino a esta tierra. Si Dios no hubiera venido de nuevo, los seres humanos nunca habrían encontrado la verdad. Sin saber la verdad, nunca habrían aprendido la manera de recibir el perdón de pecados. Sin recibir el perdón de pecados, el camino al cielo nunca se abriría.

    Dios mismo nos enseñará la verdad

    Los mandamientos que tienen las iglesias de hoy en día no son el evangelio del reino de los cielos.

    Dn. 7:19-21 «Entonces tuve deseo de saber la verdad acerca de la cuarta bestia, que era tan diferente de todas las otras, espantosa en gran manera, que tenía dientes de hierro y uñas de bronce, que devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies; asimismo acerca de los diez cuernos que tenía en su cabeza, y del otro que le había salido, delante del cual habían caído tres; y este mismo cuerno tenía ojos, y boca que hablaba grandes cosas, y parecía más grande que sus compañeros. Y veía yo que este cuerno hacía guerra contra los santos, y los vencía,”

    La cuarta bestia de Daniel 7 se refiere al Imperio romano. Conforme a la profecía de que el cuerno pequeño arrancaría tres de los diez cuernos, la Iglesia católica romana destruyó tres (hérulos, vándalos y ostrogodos) de los diez países establecidos en Roma. Es decir, el cuerno pequeño que cambió los tiempos y la ley de Dios es la Iglesia católica. Acerca de esto, la Biblia demuestra que los santos fueron vencidos por el cuerno pequeño, perdiendo la verdad, como el Día de Reposo , la Pascua, etc.

    Dn. 7: 22 «hasta que vino el Anciano de días, y se dio el juicio a los santos del Altísimo; y llegó el tiempo, y los santos recibieron el reino.»

    Por medio de Daniel 7 podemos ver la escena en que los santos recibieron el reino a través de Dios quien vino de nuevo a esta tierra restaurando la verdad del Nuevo Pacto. Según esta profecía hoy nosotros guardamos la ley del Nuevo Pacto en Sion como las siete fiestas de tres tiempos que contienen el Día de Reposo y la Pascua, etc.

    Mi. 4:1 “Acontecerá en los postreros tiempos que el monte de la casa de Jehová será establecido por cabecera de montes, y más alto que los collados, y correrán a él los pueblos. Vendrán muchas naciones, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos,”

    Con nuestra propia fuerza nunca podríamos hacer que los santos recibieran el reino ni tampoco restaurar la verdad. Ya que Dios vino a esta tierra se abrió el camino de la vida para los seres humanos. La venida del Señor Ahnsahnghong es el acontecimiento más significativo de la historia humana, por lo cual los seres humanos han sido rescatados del camino de Satanás.

    El Nuevo Pacto que es la verdad de la salvación ha sido proclamado

    He. 9:28 “así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.”

    Esta palabra significa que no podríamos llegar a la salvación si Cristo no viniera por segunda vez. Para la humanidad que no podía encontrar el camino de vivir por su propia cuenta se le abrió grandemente el camino de la salvación a través de la venida del segundo Cristo, Señor Ahnsahnghong.

    Is. 25:6-9 “Y Jehová de los ejércitos hará en este monte a todos los pueblos banquete de manjares suculentos, banquete de vinos refinados, de gruesos tuétanos y de vinos purificados. Y destruirá en este monte la cubierta con que están cubiertos todos los pueblos, y el velo que envuelve a todas las naciones. Destruirá a la muerte para siempre; y enjugará Jehová el Señor toda lágrima de todos los rostros; y quitará la afrenta de su pueblo de toda la tierra; porque Jehová lo ha dicho. Y se dirá en aquel día: He aquí, este es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará; este es Jehová a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación.”

    Entre los sesenta y seis libros de la Biblia, el vino que destruye a la muerte para siempre es solo el vino de la Pascua que contiene la promesa de la vida eterna. La verdad de la Pascua que fue abolida en el año 325 d. C. ha sido revelada a través de la venida del Señor Ahnsahnghong en la época del Espíritu Santo, a fin de que la humanidad pueda encontrar finalmente el camino de la vida.

    El profeta Isaías está profetizando de aquel que nos salvará con el pan y el vino de la Pascua que es la verdad de la vida oculta durante más de 1600 años es nuestro Dios. La Biblia reitera claramente que Dios debe venir en la carne a esta tierra para restaurar la verdad perdida, y aquel que nos recupera la verdad perdida es nuestro Dios. A través de la venida del Señor Ahnsahnghong tenemos la esperanza celestial guardando en Sion la Pascua del Nuevo Pacto que fue restaurada por Dios mismo.